Saltar al contenido

¿Quién fue San Francisco de Asís?

diciembre 26, 2018

Francisco de Asís o Giovanni di Pietro di Bernardone (como era su nombre de nacimiento), fue un religioso y revolucionario de la iglesia católica en el medioevo.

Conocido como «Il Poverello di Assisi» (en español, el pobre de Asís), su tumba es uno de los destinos de peregrinación católica más importantes de mundo.

Vida de San Francisco

Nació en 1182 en una familia burguesa. Su padre, Pietro di Bernardone, decidió llamarlo Francisco (un nombre raro en esa época) en honor a Francia, ya que había construido su riqueza trayendo telas desde la región francesa de Provenza.

En el 1202 la ciudad de Asís estaba en guerra contra su vecina Perugia y Francisco, que luchaba en el ejército para su ciudad, fue capturado y encarcelado durante un año donde comenzó de a poco su proceso de conversión cambiando su conducta a un total desapego a lo terrenal

Luego de que su padre pagara el rescate, regresó muy enfermo y pasó muchas horas de recuperación durante las cuales continuó con sus reflexiones. El cambio total se vió luego de un intento de convertirse en caballero para ir a luchar en las cruzadas. En esa época ser un caballero de las cruzadas era uno de los máximos honores para un cristiano en occidente. Cuando inició su viaje volvió a enfermarse y tuvo que frenarse en la ciudad de Spoleto, en la iglesia de San Sabino. Aquí sintió una revelación y regresó a su ciudad natal.

A su regreso Francisco no volvió a ser el mismo. Se transformó en una persona completamente desapegada de lo material y solitaria.

El crucifijo de San Damián

Mientras rezaba en la iglesia de San Damián, el crucifijo comenzó a hablarle y le dijo tres veces: «Ve y repara mi casa, que está cayendo en ruinas».

Luego de este episodio Francisco tomó las telas del negocio de su padre y fue a la vecina ciudad de Foligno donde las vendió junto con el caballo en el que viajaba. Regresó a pie y donó el dinero al sacerdote de la iglesia San Damián que lo rechazó por miedo a que el padre de Francisco se enojara.

El juicio

Su padre lo llevó ante las autoridades para que lo enjuiciaran (con la esperanza de que este castigo le hiciera cambiar de actitud). Durante el juicio público y delante de los habitantes de Asís, Francisco se desnudó y entregó toda su ropa al padre y proclamó a Dios como su padre. El Ovispo lo abrazó y lo cubrió con un manto.

Comienzo de la orden

Al inicio Francisco empezó a trabajar reparando las iglesias de San Pedro, La Porciúncula y San Damián. También se dedicó a ayudar a los Leprosos. En el 1208 Francisco sintió que debía llevar su mensaje fuera de Asís y comenzó a viajar con su mensaje sumando a sus primeros seguidores como Bernardo de Quintavalle, Pietro Cattani, Filippo Longo di Atri, Elia da Cortona, entre otros.

La aprobación del Papa

En 1209 Francisco viajó a Roma con 12 compañeros para obtener la aprobación de la primera regla de la orden, y luego de algunas diferencias iniciales, el Papa Inocencio III se la concedió. Su orden a diferencia de otras de la época, no desconocía las autoridades eclesiásticas .

Fundación de los primeros conventos

De regreso a Asís se frenaron en un lugar llamado Rivotorto debido a su cercanía con un hospital de leprosos en el que prestaron su ayuda. Sin embargo, era un lugar muy húmedo y con malas condiciones sanitarias por lo que tuvieron que dejarlo al año siguiente y continuar la búsqueda de una sede para su orden. Fue en Santa María de los Ángeles donde el abad de San Benito del Subasio les concedió la Porciúncula, una pequeña pequeña porción de tierra en medio del bosque.

Santa Clara de Asís

El movimiento y el estilo de vida de los franciscanos comenzó a interesar también a las mujeres de esa época. En 1211, Clara Scifi,hija del noble Favarone de Offreduccio escapó de su casa y fue a buscar a Francisco a quien le pidió ingresar a su orden. Este aceptó y le entregó su hábito religioso.

Luego cuando otras mujeres se sumaron al movimiento (entre ellas la hermana de Clara, Inés) se establecieron en la iglesia de San Damián dando inicio a lo que en un futuro serían las Clarisas.

 

La Letra Tau

Letra Tau Franciscanos

Durante el concilio de Letrán de 1215 el Papa Inocencio III adoptó la letra Tau como símbolo de la conversión y señal de la cruz, a partir de ese momento, Francisco se volció devoto de este símbolo.

Indulgencia Plenaria

En 1216, el Papa Inocencio III declaró la indulgencia plenaria para quienes llegaran a la Porciúncula, de esta forma se creó un gran flujo de peregrinos que llegaban desde todas partes para visitar esta iglesia. En esa época era un privilegio que pocos lugares del mundo tenían.

Viajes a Oriente

En el 1219 Francisco viajó a Egipto donde desde hacía 5 años se llevaba a cabo la quinta cruzada. En su afán de conversión de los musulmanes se presentó delante del Sultán de Egipto Al-Malik Al-Kamil. Allí le ofreció la prueba de fuego diciéndole al sultán que si Francisco entraba dentro de las llamas y salía ileso, ellos se convertirían al cristianismo. El sultán rechazó la propuesta pero le concedió a Francisco libre circulación por tierras musulmanas regalándole un cuerno tallado de marfil que aún hoy se conserva en la basílica de Asís.

A su regreso se crearon los primeros problemas con la orden ya que muchos se habían alejado de los principios fundamentales originales. Francisco con ayuda del Cardenal Hugolino redactó la Tercera Orden.

Origen del Pesebre

En 1223 luego de que fuese aprobada la Tercera Orden, Francisco fue a pasar la Navidad a la ciudad de Greccio (región de Umbria). Allí decidio representar la natividad con personas reales del pueblo, utilizando también heno y animales. Si bien no es la primera representación de este tipo que se conoce en la historia, se considera uno de los inicios del pesebre como lo conocemos hoy en día.

Los estigmas

Durante el mes de Septiembre de 1224, dos años antes de su muerte, mientras rezaba en el Monte de la Verna a unos 160 kilómetro de Asís, tuvo la visión de un serafín crucificado. Luego de este episodio le aparecieron los estigmas en las manos y en los pies, recor5dando las heridas de Cristo en la Cruz.

En la iconografía Francisco ha sido representado con las estigmas y considerado como «alter Christus», quién comparte físicamente las penas de Cristo.

Muerte

Durante los años siguientes Francisco se enfermó frecuentemente y en este periodo escribió su testamento donde exhortaba a la orden a no alejarse del espíritu original.

En 1226 se encontraba en Nocera Umbra y pidió ser llevado a su lugar preferido, La Porciúncula donde murió el 03 de octubre. Su cuerpo fue llevado en procesion por Asís, incluso pasó por la iglesia de San Damián para que Clara lo viera por última vez, y fue enterrado en la iglesia de San Jorge hasta el 1230 cuando sería trasladado a la actual Basílica.